croce e delizia

Pavarotti

Pavarotti

Desde la lejana época de Enrico Caruso ningún otro tenor ha conseguido una popularidad tan multitudinaria como Luciano Pavarotti, traspasando con creces las fronteras del mundo de la ópera.

La imagen mediática de Big Luciano sonriente, vestido de frac, con una enorme pajarita y su inseparable pañuelo blanco en la mano resulta familiar incluso a quien nunca ha pisado un teatro lírico.

 

Los macroconciertos con estrellas del pop, las actuaciones multitudinarias con los tres tenores, al lado de Plácido Domingo y José Carreras, o sus apariciones frecuentes en televisión, no son más que ruido comparado con el gran Pavarotti como Nemorino en Elisir d’amore, Rodolfo en Boheme o il Duca di Mantova del Rigoletto.

 

“Me gustaría ser recordado como tenor de ópera.”

 

Y así será, no te preocupes Luciano. Y es que Pavarotti, además de ser un talento natural con agudos fáciles, tenía una voz gloriosa de timbre brillante, un fraseo extraordinario de dicción clara y una técnica solida que le permitió cantar, prácticamente sin pérdida de calidad, durante cuarenta años.

 

Aquí le tenéis cantando Che gelida manina de la Boheme de Puccini durante un concierto en Moscú en 1964, al inicio de su carrera con 29 añitos.

 

 

Pavarotti nació el 12 de octubre de 1935, en Módena, de familia humilde y amante de la lírica. No deja de ser curioso que creciera al lado de otra gran cantante, la soprano Mirella Freni, sus  madres trabajaban en la misma fábrica de tabaco. El tabaco vuelve agria la leche de modo que ambos tuvieron la misma nodriza y como dijo la Freni  “no hace falta decir quien se tomó toda la leche”.

Pasó una grave enfermedad a los 12 años que le llevó al borde de la muerte, el mismo Pavarotti en su autobiografía declaró que una vez curado decidió intentar vivir de la forma más intensa posible.

Le atraía el deporte, sobretodo de fútbol, y hasta los 19 años no pensó seriamente en la carrera de cantante.

 

Pavarotti debutó en 1961 con La Boheme en el teatro de Reggio Emilia, posteriormente representada en Lucca, después vendrían Rigoletto en Palermo y  Lucia en Ámsterdam, donde empezó su carrera internacional, a partir de ahí los teatros de Europa y Estados Unidos reclamarían enseguida sus servicios.

 

Para dar una idea de la popularidad de Pavarotti antes de sus apariciones multitudinarias, pocos saben, gracias a dios, que protagonizó una horrible película de Hollywood en 1982  “Yes, Giorgio“, comedia romático-musical en la que interpreta un cantante de ópera que se enamora de una foniatra. Espeluznante. Afortunadamente no decidió prolongar su carrera cinematográfica. Y es que Luciano nunca fue un gran actor en escena, sus interpretaciones, también gracias a su físico, eran más bien frías. Hasta que abría la boca y te hacía olvidar cualquier carencia.

 

Yes Giorgio 1982

Yes Giorgio 1982

Famoso también por sus cancelaciones de última hora fue acusado por los críticos de ser un niño mimado incluso llegó a ser vetado en la Ópera de Chicago.

 

Como de todos es conocido a partir de los 90 empezó a abandonar el teatro por apariciones más mediáticas.

 

 

En el terreno de lo privado apuntar que se casó en 1961 con  Adua Veroni, después de 8 años de noviazgo, quien le daría tres hijas Lorenza, Cristina e Giuliana. En 1996 hubo un escándalo sensacionalista ya que después de 35 años de matrimonio abandonó a su mujer por su asistente, Nicoletta Mantovani, de 26 años de edad, con quien tendría su cuarta hija  Alice, su hermano gemelo Riccardo moriría en el parto. En 2000 fue acusado de evasión fiscal en Italia por lo que tuvo que pagar una cantidad astronómica de dinero .En 2002, a raíz de los conciertos de los tres tenores, tuvo una violenta ruptura con su manager, Herbert Berlin, quien le pondría verde en su libro “El Rey y Yo” acusándole, entre otras cosas, de excesiva pereza y vanidad.

 

Pavarotti era un hombre que intentaba por todos los medios ser visto como sonriente y jovial, pero en el fondo creo que no lo era, la primera vez que le vi me pareció un hombre algo triste y melancólico, es verdad que fue al final de su carrera. Su relación con la comida le llevaría incluso a una depresión.

 

Muchas veces me han preguntado por qué los cantantes de ópera suelen ser gordos. La ansiedad y la tensión de una representación lírica es extrema, además se debe comer más bien poco o nada antes de cantar para que la digestión no afecte al rendimiento vocal, recordemos que el canto en el fondo es un trabajo muscular, así que por hambre y para aliviar toda esa tensión toca comer después de los espectáculos, que suelen acabar muy tarde, antes del sueño cuando el metabolismo está prácticamente parado.

Luciano Pavarotti nos dejó el 6 de septiembre de 2007 debido a un cáncer de páncreas.

Aquí tenéis su última aparición pública, cómo no con Nessun Dorma, en la Ceremonia de apertura de los juegos olímpicos de Turín, febrero de 2006, un año antes de su muerte.


 

Rara vez se aventuró a salir del repertorio italiano, sus roles favoritos fueron Nemorino del Elisir d’amore, Riccardo del Ballo in Maschera y Rodolfo de la Boheme, en los cuales resulta excepcional, yo añadiría todo el repertorio belcantista como Bellini, Donizetti y los primeros Verdi.

 

Debido probablemente a sus carencias teóricas a veces sufre ciertos desajustes musicales o de entonación, pero su fraseo era profundamente legato, fluido y articulado, cantaba con claridad, sin esfuerzo, su mezzoforte era fantástico, con una belleza sencilla que iluminaba la música y penetraba directamente en el corazón del oyente.

  
Compras recomendadas:
 

El disco doble de recopilación de arias que le lanzó a la fama TUTTO, los DVD de Elisir, Boheme con la Freni y Un Ballo in Maschera


Artículos relacionados:

8 comentarios

  1. Monina Manzano /

    SIMPLEMENTE MARAVILLOSO, SOLO 2 VECES PUDE VERLO EN VIVO, PERO LO RECORDARE POR SIEMPRE…

    • croceedelizia /

      Eres afortunada, hay mucha gente que sólo lo conoce por disco o vídeo.

  2. Felipe Araujo /

    Llegar a escucharlo para mi fué grande, como grande era su voz, único en el mundo, no hay que compararlo con nadie mas…Tutto Pavarotti, paso dejando huella en el mundo.

  3. Marìa Mercedes Palìn /

    Fuè ûnico. Jamàs dejo de escuchar su voz en mi corazòn. êl me recuerda que , aun la raza humana, puede hacer cosas maravillosas.

  4. emilia guzman rosas /

    Cuando vino a Mexico en 1990 e perdi la oportunidad de ir a verlo pues nació mi hija.Pero fué unico.

  5. Mª del Carmen /

    Le adoro, que Dios le tenga en su gloria,maravilloso

  6. Magda Barrios i Serra /

    Magda Barrios/ 12 setiembre 2013
    La mejor voz que jamás he oido, nunca me canso de deleitarme con sus areas. Una triste pérdida!!

  7. Voy a ver la película… acabaste el trabajo de años en unas cuantas líneas, pero voy a ver que tan cierto es lo que dices, después de todo en gusto se rompen géneros. Eso sí, grande Pavarotti.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Juan Diego Flórez, biografía del tenor peruano, opinión, vídeo | iOpera - [...] Diego Flórez, declarado admirador del Alfredo Kraus y Luciano Pavarotti, nos tiene acostumbrados a la excelencia en todas sus …
  2. El vídeo completo de la Misa de Requiem de Giuseppe Verdi | iOpera - [...] Renata Scotto Mezzosoprano Marilyn Horne Tenor Luciano Pavarotti Bajo Nicolai [...]

Deja tu comentario