croce e delizia

El Gran Caruso

El Gran Caruso

Podría decirse que Enrico Caruso es el cantante más famoso de la historia. Artísticamente, la carrera del tenor napolitano representó un hito en la evolución del arte vocal y su voz sigue siendo una referencia.

En el contexto histórico, parece que el mundo necesitaba precisamente a un personaje como Caruso, musicalmente por el comienzo del verismo y por tanto otra forma de cantar y de escuchar la ópera, por los inicios de las grabaciones en discos de 78 rpm, por la emigración italiana a los Estados Unidos, por la importancia de los medios de comunicación más populares como el cine o la radio.

Todo ello convertirá a Caruso en el paradigma del emigrante italiano de principios del novecientos, sonriente, bajito, comilón y mujeriego, pero sobre todo su potencia canora, su exquisita técnica vocal, su timbre casi baritonal y las emociones que nos transmite en cada frase hacen de Enrico el tenor por excelencia, todavía no superado como intérprete verista.
Su gran legado sobrevive en sus muchas grabaciones de estudio con más de cien años.

En nuestra época actual de fabricada caducidad y caprichos pasajeros, el suyo es un logro que probablemente no se repetirá.

Nacido en Nápoles el 25 de febrero de 1873 de familia humilde, de 21 hermanos fue el primero que sobrevivió, cantaba desde pequeño, antes de la muda de la voz, Carusiello formaba parte del coro de su iglesia y deleitaba a sus paisanos en fiestas y bodas, con diez años empieza a trabajar como mecánico con su padre compaginándolo con la escuela nocturna donde descubrió su habilidad en el dibujo, son famosas sus auto-caricaturas.

Auto-caricatura de Caruso grabando un disco

Auto-caricatura de Caruso grabando un disco

La gran carrera de Caruso empieza en 1898 en la Scala de Milán con el estreno absoluto de la  Fedora de Umberto Giordano.

En 1901 en el Teatro San Carlo de Nápoles, durante la representación de L’elisir d’amore, tuvo su mayor desilusión, la crítica y el público napolitano, de gusto más elegante, masacró a su paisano, Caruso decide no volver a cantar nunca en su ciudad natal y lo cumplirá.

El 11 de marzo de 1902 será la fecha crucial para Caruso y para la historia del disco, la Gramophone Company de Londres grabó su voz en una sala del Grand Hotel de Milán, será un éxito increíble.

Su fama creció enormemente y la Rca Victor, la nueva gran casa discográfica, le propone un contrato en exclusiva en 1904, grabará más de 260 discos vendiendo millones en América y Europa lo que convertirá en rico al tenor napolitano. Podemos decir que mediáticamente fue  el primer Elvis Presley.

Foto de Caruso dedicada a Rosa Ponselle

Foto de Caruso dedicada a Rosa Ponselle

En 1905 emigra definitivamente a EEUU donde durante diecisiete años se convierte en el primer tenor del Metropolitan Opera House de New York.

 

En 1918, en el zénit de su popularidad,  protagoniza dos películas en Hollywood  “My cousin” y “The splendid romance”, hay que decir que no tuvieron un gran éxito, lógico, a quien se le ocurre rodar una película muda con el mejor tenor de la historia.

En diciembre 1920, mientras cantaba L’Elisir d’amore, en el Musical Academy de Brooklyn sufrió una hemorragia pulmonar debida a una pleuresía.  Sería operado varias veces en América. En junio viajó a su tierra, a Sorrento,  para pasar la convalecencia.

De nada servirá volver a sentir el aroma de naranjos y limoneros del golfo. En Nápoles, en el Hotel Vesuvio, Enrico Caruso muere a las 9 y 7 minutos de la mañana del martes 2 agosto de 1921, tenía 48 años.

Aquí os dejo un video con una de las grabaciones de Vesti la Giubba de I Pagliacci de Leoncavallo, su disco más vendido, realizada en Nueva York en 1907 y remasterizada en 2004, las imágenes son de una película muda.

 

Respecto a su vida personal, en 1897 durante una Bohème en Livorno conoce al amor de su vida Ada Giachetti. Se dice que Caruso debe a Ada una mejora sustancial en su técnica vocal, la Giachetti también era cantante, ya estaba casada, con ella tendrá una turbulenta relación plagada de infidelidades mutuas, de altos y bajos, que durará 11 años, de la cual nacerían sus hijos Rodolfo y Enrico, Ada lo acabará abandonando en 1908 para huir con su chófer, de los hijos se hará cargo la hermana de Ada, enamorada de él desde los 17 años, con quien el tenor no tuvo una verdadera relación de pareja, en 1918 se casará con la americana Dorothy Benjamin, de sólo 25 años, que será madre de su tercera hija, Gloria en 1919.

Enrico Caruso con su mujer Dorothy y su hija Gloria

Enrico Caruso con su mujer Dorothy y su hija Gloria

El gran mérito de Caruso estuvo en la conquista del público, no sólo el erudito y elegante amante de la ópera o los críticos musicales estirados sino al público en general, llegando a ser la voz del pueblo, del emigrante italiano en Brooklyn, el orgullo de la América de Al Capone.

Debemos a Caruso la fama de la canción napolitana como O sole mio o Core n’grato, algunas de ellas escritas especialmente para él, convirtiendolas en verdaderos himnos italianos en todo el mundo.

Aquí podéis escuchar Core n’grato

Reproduce Core n’grato 

Caruso tuvo la capacidad excepcional de saber concentrar todas las emociones en una frase musical incluso la más banal.

 

Lucio Dalla le dedicó su famosa canción Caruso aquí la tenéis interpretada a dúo con Pavarotti.

Reproduce Caruso 

Probablemente Caruso es el mejor tenor de la historia reciente, al menos de la grabada, su voz tenía un timbre dulce, lleno de colorido, era increíblemente expresivo. Su técnica sul fiato, que tanto se echa de menos en los tenores actuales, y su color casi de barítono, le permitieron pasar del género lirico-ligero  al dramático  y sobre todo al verista donde todavía hoy en día nadie le ha igualado.

 

 

 

Compras recomendadas:
 
La primera es una colección de 5 Cd’s con más de cien arias grabadas por el tenor.
La segunda es una edición muy bien remasterizada digitalmente con 3 CD. Muy buena. Después os aconsejo una recopilación de 10 CD de tenores desgraciadamente casi olvidados como Bjorling. Gigli o Tagliavini, para quien no los conozca imperdible.
Por último un documental en DVD sobre tres grandísimos tenores Caruso, Gigli y Bjorling.
 


6 comentarios

  1. Montserrat figuerola /

    Gracias por esta maravillosa web, es una maravilla para los amantes a la opera!!!!

  2. Graciela /

    Gracias por esta hermosa página , es un placer para mi escuchar tan bella música como amante de la ópera que soy.

    como amante de la ópera

  3. gracias por el trabajo realizado y compartirlo con nosotros.

  4. darling /

    es cierto que Caruso en uno de sus conciertos por el timbre tan agudo de ssu vos rompio unos cristales del teatro? por favor quiero salir de esta duda gracias

    • Curiosa pregunta, la voz masculina “de pecho” aunque sea la de tenor, que es la más aguda, no suele llegar a la frecuencia de vibración de un cristal “rompible” que estaría cercano a los 600Hz, que vendría a ser un Re5(587Hz) o Re#5(622Hz) estos son registros propios de sopranos o mezzos. Así que debería haber utilizado su voz de falsete para hacerlo, algo poco probable y fuera del repertorio de Caruso.
      Romper una copa fina de cristal desde una distancia corta no es difícil, romper los cristales o espejos de un teatro, eso ya es un mito.
      Te dejo un vídeo con la soprano Ainhoa Arteta en un programa de TV http://youtu.be/FKvzTYQkeDE
      Quiero aclararte también que el timbre de un sonido es independiente de la altura, es decir no es grave o agudo, sí puede ser oscuro o brillante, es lo nos hace distinguir dos notas de la misma altura emitidas por una flauta y un violín o por dos tenores, por ejemplo. Son todos los armónicos que “ensucian” el sonido puro, en este sentido las voces masculinas en la ópera son mucho más “sucias” que las femeninas que tienen un sonido más limpio por lo que difícilmente podrían hacer vibrar un cristal hasta su punto de ruptura aunque emitieran el sonido de su frecuencia de vibración.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Luciano Pavarotti | iOpera - [...] la lejana época de Enrico Caruso ningún otro tenor ha conseguido una popularidad tan multitudinaria como Luciano Pavarotti, [...]
  2. La Forza del Destino. Vídeo completo. Tebaldi, Corelli, Bastianini 1958. | iOpera - [...] salen siempre perdiendo, pero, si no me equivoco, ya no se puede escriturar a Callas, Chaliapin, Caruso o Ruffo …
  3. Puccini vida y obra, biografía. | iOpera - [...] Torre del Lago debido a una molesta polución producida por la explotación de una turbera, Caruso, Leoncavallo e Illica …
  4. Verdi y Wagner comparación en el cine | iOpera - [...] Il Trovatore desde La Fenice ante una platea de “extranjeros”. Terminamos con Otello y Caruso en Match point de …

Deja tu comentario