Madama butterfly Puccini un bel dí vedremo Un bel dì vedremo

Un bel dì vedremo

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Un bel dì vedremo

Un bel di vedremo representa el paradigma de la música que emociona simplemente al escucharla. Puccini, denostado por la crítica durante gran parte del siglo XX, exhibe un talento descomunal en su composición melódica e instrumental, con momentos de éxtasis dramático que sólo él puede conseguir tan fácilmente. Y eso es arte puro.

Maria Callas como Cio Cio San Madama butterfly Puccini un bel dí vedremo Un bel dì vedremo vídeo aria

Maria Callas como Cio Cio San

El aria que canta Cio-Cio San en el segundo acto de Madama Butterfly representa la enorme distancia entre los hechos y las fantasías de una joven ingenua.

Comienza la escena con una breve conversación con Suzuki en la que se evidencia la ciega obstinación con la que Cio-Cio-San se niega a enfrentarse a la realidad.

Para testificar su desgarradora ilusión nos recuerda el plazo establecido por su marido para volver con el conmovedor momento del nido de los petirrojos que acaba con el grito desesperado de Suzuki, lloras, por qué… un choque entre el deseo y la verdad.

Comienza el aria como una historia muy detallada que Butterfly ha revivido en su fantasía miles de veces, un hilo de humo, la llegada del barco de Pinkerton, la entrada en el puerto… cómo se acerca… ¿qué dirá?… un relato que va cambiando los tiempos verbales del futuro al presente, incluso al pasado, así como la instrumentación que comienza con solo de violín y clarinetes para irse sumando las violas y los violonchelos.

Una profecía equivocada sobre un abrazo que anhela ya desde hace tres años, sutilmente teñida de melancolía al inicio, como si en su interior empezara a surgir la desconfianza… Per non morire al primo incontro… donde parece que finalmente se da cuenta de su engaño, de su verdadero destino, pero retorna a una especie de falsa victoria heroica que resuena al final, pero es agridulce, acabando quizá con las últimas fuerzas de su fantasiosa visión que se convertirán en momentos realmente dolorosos.

Letra con traducción

Un bel dì, vedremo
Levarsi un fil di fumo
Sull’estremo confin del mare
E poi la nave appare
Poi la nave bianca
Entra nel porto, romba il suo saluto.
Vedi? È venuto!
Io non gli scendo incontro, io no.
Mi metto là sul ciglio del colle, e aspetto
E aspetto gran tempo
E non mi pesa a lunga attesa.
E uscito dalla folla cittadina
Un uomo, un picciol punto
S’avvia per la collina.
Chi sarà? Chi sarà?
E come sarà giunto
Che dirà? Che dirà?
Chiamerà Butterfly dalla lontana
Io senza dar risposta
Me ne starò nascosta
Un po’ per celia,
Un po’ per non morire
Al primo incontro,
Ed egli al quanto in pena
Chiamerà, chiamerà :
«Piccina – mogliettina Olezzo di verbena»
I nomi che mi dava al suo venire.
Tutto questo avverrà,
te lo prometto
Tienti la tua paura –
Io con sicura fede l’aspetto.

Un bello día veremos
alzarse un hilo de humo
en el lejano horizonte del mar.
Y entonces aparece la nave.
después la nave blanca
entra en el puerto, atronando con su saludo.
¿Lo ves? ¡Él ha vuelto!
Yo no voy a su encuentro, yo no.
Me voy a la cima de la colina, y espero
y espero, largo tiempo.
y no me pesa, la larga espera
Y salido de entre la multitud de la ciudad,
un hombre, un pequeño punto,
sube por la colina.
¿Quién será?, ¿quién será?
Y cómo llegará,
¿qué dirá?, ¿qué dirá?
Llamará: – Butterfly- desde la distancia;
yo sin responder.
Estaré escondida.
Un poco por broma,
y un poco para no morir
al primer encuentro.
Y él, apenado,
llamará, llamará;
“Pequeña mujercita, fragancia de verbena”,
los nombres que me daba, cuando volvía.
Todo esto sucederá,
te lo prometo.
Ahuyenta tus temores,
¡Yo con segura fe,… Lo espero!

 
 

Muchas de las grandes sopranos, desde Rosina Storchio que la estrenara en 1904, han cantado este aria, Geraldine Farrar, Claudia Muzio, Licia Albanese, Victoria de los Ángeles, Antonietta Stella, Leontyne Price, Gabriella Tucci, Renata Scotto, Anna Moffo, Teresa Stratas, Martina Arroyo, Raina Kabaivanska, Daniela Dessì, Angela Gheorghiu, Kiri Te Kanawa o Renata Tebaldi…. pero, como me suele ocurrir en arias dramáticas de soprano, mi preferida es Maria Callas.

El caso de Mirella Freni es curioso, nunca interpretó Butterfly en teatro, según dice ella misma, por no aguantar la propia emoción en alguno de los momentos más conmovedores del papel de Cio Cio San. En cambio participó en la película de 1974 de Jean-Pierre Ponnelle junto a Placido Domingo y dirigida por Herbert von Karajan, donde nos dejó una interpretación magistral del aria, puro canto pucciniano all’italiana, os comparto el vídeo.

Os dejo la partitura para canto y piano aquí.

Comments 4

  1. Carlota

    Aunque la Butterfly no es de mis favoritas de Puccini, esta aria reconozco que me “toca la fibra”… la ingenuidad / esperanza / el no ver lo evidente, no sé.
    Hace poco tuve la grandísima suerte de ver la ópera en Londres y Ana María Martínez me puso la piel de gallina, impresionante.
    Una vez escuché que “la música de Puccini te llega al corazón sin pasar por la cabeza”, creo que este es un ejemplo.
    Gracias por el artículo y mil gracias por este rinconcito.

  2. Pilar

    Me gusta mucho Puccini y este aria me emociona de una manera muy especial. Gracias por todo lo que nos ofrecéis en este “rincóncito”

  3. Juan carlos

    Muchas gracias porcompartir estos bellos fragmentos. Este verano tendré la fortuna de disfrutar la Madama en la Arena de Verona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *