El Quijote en la ópera

El Quijote en la ópera

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

El Quijote en la ópera

«La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.»Don Quijote de la Mancha I cap. 28
Miguel de Cervantes

Se cumplen 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, autor de la novela más importante de la historia de la literatura, Don Quijote de la Mancha.

En la foto de portada el óleo sobre lienzo, antes de su restauración, que es como me gustaba más, “El caballero de la mano en el pecho”, de El Greco 1584, actualmente en el Museo del Prado.

En estos más de 4 siglos de vida del personaje han sido muchos los compositores que se han fijado en el hidalgo para crear sus obras, por citar algunos: Henry Purcell, Georg-Philipp Telemann , Félix Mendelssohn, Gaetano Donizetti, Jules Massenet, Maurice Ravel, Manuel de Falla, Richard Strauss o Hans Werner Henze.

Feodor Chaliapin como don Quijote, El Quijote en la ópera

Feodor Chaliapin como don Quijote

La ópera más significativa la encontramos ya en el siglo XX, el 19 de febrero de 1915, Jules Massenet estrena en la Ópera de Montecarlo Don Quichotte, con el mítico Feodor Chaliapin como protagonista.

Es una comedia heroica en cinco actos, escrita en francés, sobre un libreto de Henri Cain basado en la pieza teatral Le Chevalier de la Longue Figure de Jacques Le Lorrain, inspirada en la novela de Cervantes.

La principal diferencia con el original fue la sustitución de la gruesa criada de la posada que era la Dulcinea cervantina por una belle Dulcinea, haciendo que los sueños de la «señora de sus pensamientos» de Don Quijote se transformen en realidad.

Os comparto el vídeo íntegro de la ópera de Massenet desde la Ópera de París en 2000, dirigida por James Conlon y protagonizada por Samuel Ramey, gentileza de Shawn Melon-

Don Quichotte Samuel Ramey
Sancho Panza Jean-Philippe Lafont
Dulcinée Carmen Oprisanu
Pedro Jaël Azzaretti
Garcias Allison Cook
Rodriguez Jean-Pierre Trévisani
Juan Kevin Greenlaw

Orquesta y Coro de L’Opéra National de Paris

«Quiero que sepas, Sancho, que todos o los más caballeros andantes de la edad pasada eran grandes trovadores y grandes músicos, que estas dos habilidades, o gracias, por mejor decir, son anejas a los enamorados andantes»Don Quijote de la Mancha I cap.23
Miguel de Cervantes

Uno de los tres grandes mitos españoles, con don Juan y Carmen, don Quijote forma parte del patrimonio cultural de la humanidad, válido para todas las culturas del planeta, pero que define a la perfección el carácter y personalidad de los españoles.

Óperas, ballets, zarzuelas, obras sinfónicas, canciones… el Quijote suscita tanta capacidad creativa porque es un mito universal, el héroe sublime e irrisorio, el loco ejemplar, dechado de caballerosidad, generosidad y entrega a los demás, tan sólo movido por el más alto de los ideales, el amor.

Además la novela presenta algo muy musical, un continuo y maravilloso contrapunto, la sabia razón popular de Sancho, llena de naturalidad, simpleza apabullante, que se convierte en un maravilloso juego dialéctico.

El Quijote es una obra de todos los tiempos. Por cierto de imprescindible lectura y relectura. Acabo ya, “Sé breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo”, con mi cita favorita: “Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *