don-giovanni-mozart-don-juan-iopera

Don Giovanni Mozart

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Don Giovanni no es sólo una de las grandes obras maestras del genio de Wolfgang Amadeus Mozart sino también de la historia de la música y de la cultura occidental.

El equilibrio perfecto entre tragedia y comedia, la exacta definición musical y dramática de sus personajes en toda su complejidad, el choque entre el universo de moral elevada y la titánica oposición del protagonista, son sólo algunos de los aspectos que han hecho de esta ópera algo irrepetible, inalcanzable, como lo fue el propio Mozart.

Las dos grandes contribuciones de España a la mitología y a la literatura universal han sido Don Quijote y Don Juan, ambos con carácter tragicómico, ambos personajes muy ambiguos, resultando tan profundamente humanos como inmortal seguirá siendo su leyenda.

Sobre la ópera Don Giovanni se han escrito miles de pensamientos, porque admite innumerables lecturas, la mayoría contradictorias entre sí, es una obra maestra que se escapa continuamente, que si se intenta definir lo único que se consigue es limitarla.

Cesare Siepi uno de los grandes Don Giovanni de la historia

Cesare Siepi uno de los grandes Don Giovanni de la historia

Vayamos con un poco de su génesis; en diciembre de 1786, Pasquale Bondini y Domenico Guardasoni, empresarios del Nostitz-Theater de Praga, después del éxito de Las Bodas de Fígaro en su ciudad, contrataron a Mozart para la composición de una nueva ópera, parece ser que le ofrecieron el libreto de “Il capriccio drammatico” cuyo segundo acto era “Don Giovanni Tenorio, ossia Il convitato di pietra”, escrito por Giovanni Bertati, y música de Giuseppe Gazzaniga, que se estrenó en el Teatro Giustiniani di San Moisè, en Venecia, para el carnaval del año 1787. con una condición, reservar un papel para el barítono Luigi Basi, aclamado intérprete del Conde en Las Bodas de Figaro.

El libretista Lorenzo Da Ponte, que ya escribiera Las Bodas de Fígaro, en cambio, relata en sus memorias que Mozart delegó en él la elección del tema y la escritura del libreto, Da Ponte escribe ” elegí para él (Mozart) Don Giovanni, tema que le gustó infinitamente. “

Da Ponte trabajó con rapidez, a pesar de tener que escribir otros dos libretos contemporáneamente, uno para Martini, o sea Vicente Martín y Soler, L’arbore di Diana, y otro para Antonio Salieri, Axur, re d’Ormus.
El libreto lo termina en junio de 1787, aunque iría enviando a Mozart las partes acabadas para trabajar con él en las diferentes modificaciones o mejoras y que el genio de Salzburgo fuera escribiendo la música.

Il Commendatore de Anna Chromy en Praga

Il Commendatore de Anna Chromy en Praga

Hay que señalar que Da Ponte, amigo del mítico Casanova, tuvo una vida bastante donjuanesca, por ejemplo durante esas jornadas interminables de escritura de los tres libretos a la vez, nos cuenta él mismo que agitaba a menudo una campanilla para que le hiciera compañía. “Una bella giovinetta di sedici anni, ch’ io avrei voluto non amare che come figlia” (Una bella jovencita de 16 años, que yo habría querido sólo amar como una hija).

Los únicos cambios estructurales perceptibles de Da Ponte en la reescritura (llamémoslo así ya que probablemente a día de hoy sería considerado un plagio) de El convidado de piedra de Bertati fueron transformar una ópera de un sólo acto en dos, Da Ponte tuvo la feliz idea de ampliar el papel de Donna Anna, convirtiéndola ,de algún modo, en testigo y móvil de la venganza, a la que Bertati olvida ya en la escena inmediatamente después del asesinato de su padre, y la eliminación de dos personajes: Donna Ximena, otra víctima del libertino, y Lanterna, segundo criado de Don Giovanni, haciendo menos dispersa la acción.

Lo que no hay que quitarle al genio de Da Ponte es el enorme mérito de un libreto perfectamente musicable, que aunque de ideas “no originales”, su escritura es realmente inmejorable.

Del trabajo de Mozart, que tenía 31 años, en Don Giovanni sabemos más bien poco, que Mozart estuvo esa primavera muy enfermo, al borde de la muerte, que la composición fue dramáticamente interrumpida por la muerte de su padre, Leopold, el 28 de mayo de 1787, que trabajó durante unos cinco meses, de abril a septiembre de ese mismo año y poco más, la ópera se estrenó en Praga el 29 de octubre de 1787.

La ópera Don Giovanni de Mozart, ostenta el gran privilegio de tener una vida escénica sin interrupciones, en la inmediatamente posterior época romántica fue muy apreciada, para Rossini era su biblia particular y el propio Wagner la definiría como “la ópera de las óperas”.
Escritores como Goethe, Byron, Hoffmann o Flaubert la ensalzaron con gran pasión, Kirkegaard la tomó como referencia para sus escritos sobre el eros, y no sólo eso, muchos compositores como Beethoven, Chopin o Liszt crearon variaciones de las melodías principales de la obra.

Nicolai Ghiaurov como Don Giovanni

Nicolai Ghiaurov como Don Giovanni

¿Comedia o drama? No obstante el propio Mozart escribiera en su catálogo de obras «Il disoluto punito o il Don Giovanni, opera buffa in 2 Atti», en el estreno, sea el de Praga que en el posterior en Viena, se anuncia como “dramma giocoso”, esta distinción es sólo sintáctica, probablemente Mozart se refería a su ópera como bufa por el hecho de no ser totalmente seria, aunque el término de drama-cómico es quizá una mejor definición.

A diferencia de las precedentes obras definidas como tal, posteriores a Goldoni, Don Giovanni se destaca por una separación casi total entre los personajes que representan la parte seria, Donna Anna y Don Ottavio, del resto de papeles cómicos con los cuales no hay interacción real, esto ocurre no sólo en el texto de Da Ponte, sino musicalmente, basta señalar que los únicos recitativos acompañados (con orquesta), que dan un carácter de mayor intensidad emocional y dramática, corresponden a Donna Anna y a su dúo con Ottavio, aunque posteriormente Mozart añadiría otro para la nueva aria de Donna Elvira en el estreno de Viena.

Los dos caracteres que tienen un perfil ambiguo serán Don Giovanni y Donna Elvira, el primero es tratado como un papel cómico que puede ascender al serio, como ocurre en el final, a diferencia de Elvira, tratada como personaje serio pero que puede descender al cómico, como en sus escenas con Leporello.

Estos dos papeles que podríamos denominar semiserios son los que unen e interactúan entre los dos universos, el bufo y el drama.
Lo cierto es que la ópera Don Giovanni representa, con formas de ópera cómica, un relato complejo y ambiguo, lleno de dolor, pasión amorosa, venganza, ira y muerte.

Personajes

DON JUAN Caballero Licencioso Barítono o Bajo
DOÑA ANA Dama prometida de Don Octavio Soprano
DON OCTAVIO Caballero prometido de Doña Ana Tenor
EL COMENDADOR Padre de Doña Ana Bajo
DOÑA ELVIRA Dama abandonada por Don Juan Soprano o Mezzo
LEPORELLO Criado de Don Juan Bajo buffo
MASETTO Campesino prometido de Zerlina Barítono
ZERLINA Campesina prometida de Masetto Soprano o Mezzo

Don Giovanni por Simon Keenlyside al ROH

Don Giovanni por Simon Keenlyside al ROH

Vamos con un breve argumento: estamos en la Sevilla del siglo XVII, la historia narra las últimas 24 horas del libertino.
Don Giovanni sale del dormitorio de Donna Anna, que pide socorro, aparece su padre, Il Commendatore, quien le fuerza a batirse en duelo para defender el honor de su hija, Don Giovanni lo mata y huye con su criado Leporello.
Don Ottavio, prometido de Donna Anna, jura descubrir al asesino.
Aparece Donna Elvira, supuesta mujer de Don Giovanni, a quien en un principio no reconoce e intenta seducir, cuando se da cuenta del error, se marcha, dejando a su criado que le relate el catálogo de sus conquistas.
Mientras tanto, las festividades se llevan a cabo para la boda de dos campesinos, Masetto y Zerlina, Don Giovanni seduce a la joven novia, la llegada de Donna Elvira desbarata sus planes de conquista. Llegan Ottavio y Donna Anna, quien reconoce en la voz de Don Giovanni la del asesino de su padre.
Elvira, Anna y Ottavio van a la fiesta que Don Giovanni ha decidido celebrar en honor de Zerlina, allí el burlador es desenmascarado.
Después de diversos engaños perpetrados mediante el intercambio de ropas con Leporello, Don Giovanni se refugia en un cementerio, donde invita burlonamente a la estatua del Comendador a cenar.
Volviendo a su castillo, Don Giovanni rechaza el último intento de Donna Elvira para que cambie de vida, cuando la estatua del Comendador aparece invitando a que se arrepienta. El libertino se niega.
Pero la hora fatal ha llegado, la tierra se desgarra y Don Giovanni es engullido por las llamas.

Aquí tenéis la ópera completa en vídeo subtitulada en castellano la dirección musical es de Claudio Abbado, el reparto lo componen Simon Keenlyside dando vida a Don Giovanni, Carmela Remigio como Donna Anna, Bryn Terfel como Leporello, Donna Elvira está interpretada por Anna Caterina Antonacci, Bruno Lazzaretti es Don Ottavio, Patrizia Pace como Zerlina, Il Commendatore es Matti Salminen y Masetto, Ildebrando D’Arcangelo.

También tenemos en nuestra web otros Don Giovanni completos en vídeo, el legendario de Furtwängler y Siepi en Salzburgo, clic aquí y el de Barenboim y Mattei en la Scala, clic aquí.

Señalaré algunos aspectos importantes del personaje de Don Giovanni, intentando ser objetivo, cosa difícil porque todos tenemos nuestra propia visión del libertino, empezando por su vitalidad deslumbrante, que atrae a todos los demás personajes, sean hombres o mujeres, aunque renieguen de él o lo aborrezcan, no paran de pensar en él, de hablar de él, de acercarse y de interactuar con él. Es el centro de cualquier acción o pensamiento. De hecho, una de las pocas cosas interesantes de ese final de Praga, con todos los personajes unidos después de su muerte, es señalar el enorme vacío que sienten, Elvira se va a un convento, Donna Anna decide dilatar su boda con Ottavio un año o más y Leporello irá en busca de otro amo.

Otro carácter importante es la ambigüedad del personaje, resulta esquivo, sea psicológica que musicalmente, mientras los otros personajes se definen con un realista y creíble perfil, Don Giovanni se niega a ser definido, nunca expresa sus sentimientos interiores, más allá de sus deseos de libertino, es difícil de alcanzar, de encasillar, en lo musical, a veces mimetiza las melodías de otro pero también crea las suyas propias, en las tres arias que canta no hay ninguna reflexión, van dirigidas a otra persona, a Leporello en “Fin ch’han dal vino” , a la doncella de Donna Elvira en “Deh vieni alla finestra” y a Masetto y su camarilla en “Metà di voi qua vadano” , Kierkegaard lo comparará con el flujo del mar.

Ezio Pinza, probablemente el mejor Don Giovanni de la historia del disco

Ezio Pinza, probablemente el mejor Don Giovanni de la historia del disco

Para terminar señalaré su soledad y su falta absoluta de conciencia moral, Don Giovanni parece querer la autodestrucción, como relata Leporello al inicio, nunca está satisfecho, nunca saciado, es indiferente ante los sentimientos de los demás, incluso permanece desafiante, siendo coherente, a la manifestación de lo sobrenatural.

Es un personaje malvado pero amado, blasfemo pero libre, inaceptable pero irresistible.

Don Giovanni se nos muestra durante toda la ópera muy alejado de los límites de la moral, se gana nuestro desprecio como protagonista de acciones repulsivas en su mayoría, pero en el momento en el que la estatua del Commendatore interrumpe su cena con el fin de mandarlo al infierno, cambia a nuestros ojos y se transforma en un héroe legendario, a sabiendas de lo que le espera, rechaza cualquier vía de escape, cualquier arrepentimiento, no teme afrontar la muerte.

Gran parte de las sensaciones que nos llevamos al terminar de ver la ópera dependen del final elegido, el de Praga incluye una escena donde se reúnen todos los personajes, el de Viena, más romántico y preferido por la mayor parte de la audiencia, termina con el descenso a los infiernos del protagonista.

La ópera que se estrenó en Praga el 29 de octubre de 1787, y fue recibida con gran éxito, al año siguiente, se estrenaría en Viena, Mozart añadió otros tres números nuevos, para Don Ottavio sustituye su aria “Il mio tesoro” por ” Dalla sua pace “, debido a las dificultades vocales del intérprete, el tenor Morella, a Donna Elvira que cantará la renombrada Caterina Cavalieri, le añade la estupenda “Mi tradì quell’alma ingrata “ y para Zerlina y Leporello añade el dúo “Per queste tue manine”.

Por lo que concierne al sexteto final de la ópera, “Questo è il fin di chi fa il mal”, cantada por todos los personajes después de que Don Giovanni se ha hundido en el infierno, no es claro si Mozart decidió eliminarlo para la versión vienesa, o si ya se había cortado en algunas representaciones de Praga, lo que sí se sabe es que al menos en una de las de Viena se eliminó, finalizando la ópera con la caída de Don Giovanni a los infiernos.

Don Giovanni, cartel del estreno en Viena en 1788

Don Giovanni, cartel del estreno en Viena en 1788

Sin embargo, en Viena, Don Giovanni no tuvo el mismo éxito que en Praga, los vieneses, más conservadores y reaccionarios, probablemente debido a que Don Giovanni, un noble al fin y al cabo, muere, temieron que podría alentar los sentimientos de rebelión de la gente hacia la nobleza. Hay que recordar que nos encontramos a las puertas de la Revolución Francesa.
Hoy en día, se elimina casi siempre el dúo de Zerlina y Leporello, Don Ottavio suele cantar sus dos bellísimas arias y Donna Elvira interpreta siempre el “Mi tradì”.
Cortar o no el final sigue siendo una elección, bastante igualada en número a favor y en contra, de las diferentes producciones teatrales.

En la literatura, el mito de Don Juan fue, y sigue siendo, un tema ampliamente discutido y muy popular entre el público; son muy numerosas las obras de teatro protagonizadas por este personaje, cuya enorme aventura literaria se había iniciado en 1630, cuando Tirso de Molina, probablemente inspirado en leyendas populares, escribió El Burlador de Sevilla.
Tirso de Molina, quien fuera sacerdote de la orden de la Merced, había escrito este drama con intención moralizante, para mostrar que el arrepentimiento no puede esperar hasta el final de la vida, como pensaba el protagonista que acaba tragado por las llamas del infierno.

Fotograma de Las Amistades Peligrosas

Fotograma de Las Amistades Peligrosas

Las aventuras del libertino pasaron a manos de la Comedia del Arte italiana, que lo incluyó en su repertorio haciendo hincapié en los aspectos más cómicos de la historia, así como al propio Goldoni.
Molière, en su comedia “Don Juan ou Le Festin de Pierre”, basándose en estas fuentes, obtiene su propio Don Giovanni, retratándolo como un personaje sofisticado, cínico, irreverente, en abierta oposición a las convenciones sociales, malvado, dispuesto a burlarse de lo más sagrado, pero también valiente y seductor.
Byron define al Don Juan más romántico, Espronceda le da ese perfil de dandi, Balzac redobla su carácter anticlerical, Merimée, le intenta llevar por la redención y la conversión, para Baudelaire es un maldito, anárquico y rebelde, la última época, con el encumbramiento de los anti-héroes, Don Giovanni sufre una terrible desmitificación, se duda si era un gran amante, se le mira como a un pobre hombre en el ocaso de su vida , ya no es ni ateo, ni seductor, sino un parásito social acabado y decadente.
También varios autores españoles como Zorrilla, Azorín, Unamuno o Torrente Ballester han querido dejar su huella sobre el libertino.

Teatro de Praga donde se estrenó Don Giovanni

Teatro de Praga donde se estrenó Don Giovanni

Para finalizar, siempre que se habla del Don Giovanni de Mozart y Da Ponte, surgen una serie de preguntas que crean enseguida diversas opiniones, todas válidas, debido a su ambigüedad, y que llevan a una acalorada discusión, muy entretenida.

La pregunta estrella es ¿qué sucedió en el dormitorio de Donna Anna antes del comienzo de la ópera?

¿Hay que creerse o no el relato de la joven a su prometido Ottavio?

No expresaré aquí mi opinión, sino que daré pie al debate con más preguntas.

don-giovanni-de-mozart-iopera

¿Don Giovanni es un fanfarrón inconsciente, un ser diabólico o un “superhombre” a lo Nietzsche?

Aclaro lo de “superhombre”, resumiendo, para Nietzsche, convencido de la existencia de una sola vida terrenal, atada a un cuerpo físico, superhombre es quien abandona la hipocresía de la moral y se reafirma a sí mismo poniendo por delante de esa moral común sus propios valores.
El hombre es sólo un cuerpo, y por lo tanto, debe ser guiado por sus instintos, por sus pasiones, pero también debe saber conducir a éstas.

¿Don Giovanni ama realmente a sus mujeres o sólo las utiliza?

¿Don Ottavio, tiene alguna defensa su frialdad y poco temperamento?

¿Anna, Elvira o Zerlina, siguen enamoradas de Don Giovanni, aunque sepan de su falsedad, y se revelan sólo “en público” contra él?

Y así seguiríamos discutiendo hasta el más mínimo detalle porque esta obra maestra del arte nos apasiona desde que la escuchamos por primera vez.

 
Os dejo el libreto traducido, clic aquí.

Si queréis ver la partitura completa para canto y piano haced clic aquí.

 

 

Comments 1

  1. Diego

    Don Giovanni es un personaje magnífico pero incomprendido. El ama a la mujer en todo su género. Es por eso que no puede optar por una… Es bien claro en esto. No entiende de culpas, no entiende por qué debe arrepentirse…
    Por otra parte es sincero, sabe que no puede ni debe cambiar. es fiel a sus “principios” y por eso muere como un “héroe” Algunos dirán que lo que digo es una locura…. Pero Giovanni es un ingenuo, casi un niño, confía en que el amor a las mujeres le brindarán la eterna juventud…. algo imposible.
    Veredicto: inocente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *