Nabucco Giuseppe Verdi ópera va pensiero

Nabucco

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Sin duda si pensamos en la ópera Nabucco nos viene a la cabeza el coro “Va pensiero” una página extraordinaria de música capaz en sí misma de justificar el resto de la ópera e incluso la carrera de un compositor.

Pero Nabucco no es sólo ese celebérrimo coro de esclavos, es también el comienzo del drama de Verdi, de la definición en el contraste de esos personajes tan humanos, tan verdianos, de su propia idea del amor y del poder, siempre enfrentados. Con el personaje de Nabucco y sobre todo con el de Abigaille, Verdi comienza su largo camino de narración teatral en música, de grandes personajes que pasarán a la historia del drama, al imaginario colectivo.

Nabucco es la tercera ópera de Giuseppe Verdi, después del fracaso de su segunda ópera “Un giorno di Regno” y la prematura muerte de su mujer e hijos, Verdi estuvo pensando abandonar la composición lírica, será el empresario del Teatro alla Scala de Milán, Merelli, quien ofrecerá al maestro de Busetto Nabuccodonosor, un libreto escrito por Temistocle Solera, que había sido rechazado por el joven compositor alemán Otto Nicolai.

El propio Verdi, muchos años después, en 1879, contará a Giulio Ricordi cómo habiendo recibido el libro lo lanzó sobre la mesa abriéndose casualmente sobre la página donde Verdi pudo leer “Va pensiero sull’ali dorate” que le devolvió las ganas y las fuerzas para empezar a escribir la música. Seguramente no sucediera así, tan teatralmente perfecto, sabemos por ejemplo que la escritura de Nabucco no empezó con el famoso coro, pero qué más da, la escena de los hebreos forma ya parte de esas grandes melodías de la música que aunque las hayamos oído innumerables veces no pierden toda su enorme fuerza dramática.

nabucco giuseppe verdi iopera

El libreto de Solera, que escribió ya Oberto,la primera ópera de Verdi y será el autor de I Lombardi, Giovanna d’Arco y Attila, se basa en la obra teatral francesa Nabuchodonosor de Auguste Anicet-Bourgeois y Francis Cornu que fue estrenada en Paris en 1836 y en el ballet-histórico Nabuccodonosor de Antonio Cortesi, estrenado en la misma Scala en 1838. Estas obras están a su vez basadas en la Biblia, en la historia de la cautividad de Babilonia. En el año 586 aC, el reino de Judá fue destruido por los babilonios, así como el primer templo y los judíos fueron capturados y deportados a Babilonia, donde fueron esclavizados por orden del rey Nabucodonosor II.

Tampoco disponemos de más información sobre el proceso de creación de Nabucco, en parte debido a la falta de correspondencia con Solera, ya que ambos vivían en Milán. Sabemos, por ejemplo, que Verdi pidió a su libretista sustituir un dúo de amor entre Fenena e Ismaele por la famosa oración de Zaccaria, subrayando el sentido de grandeza bíblica de toda la ópera.

En otoño de 1841 Verdi entrega a Merelli la partitura completa de la ópera, el empresario que quería programarla para la siguiente temporada de primavera, cedió al final a la insistencia de Verdi por representarla antes, en el carnaval, con la condición de usar el decorado y el vestuario del ballet homónimo de Cortesi que se había representado tres años antes para ahorrar en los gastos de una temporada que ya había cerrado.

Como escribe el propio Verdi, a finales de febrero de 1842 comenzaron los ensayos y en doce días tuvo lugar el estreno, el 9 de marzo, siendo el primer gran éxito del maestro de Busseto.

Nabucco en la Arena di Verona

Nabucco en la Arena di Verona

Personajes

NABUCODONOSOR, Rey de Asiria, Barítono
ZACCARIA, Pontífice Hebreo, Bajo
ABIGAILLE, Hijastra de Nabuco, Soprano
FENENA, Hija de Nabuco, mezzosoprano
ISMAEL, General Hebreo, Tenor
ABDALLO, Ministro de Nabuco, Tenor
SUMO SACERDOTE, Pontífice del Dios Baal, Bajo

Cartel Nabucco Verdi

Un breve argumento:
Se desarrolla en cuatro actos, en las ciudades de Jerusalén y Babilonia en el año 566 antes de Cristo.
Los hebreos han sufrido una dura derrota frente las fuerzas de Nabucco, rey de Babilonia que saquea la ciudad.
Fenena, hija del soberano invasor y Abigail, supuesta hija de Nabucco, están enamoradas de Ismael, sobrino del Rey de Jerusalén,

Abigail se entera que no es hija de Nabucco, sino una esclava adoptada y jura venganza , Nabucco se proclama no sólo Rey, sino también Dios de los hebreos, un rayo castiga la irreverencia, haciendo caer su corona, aprovechando las muestras de locura del rey, Abigail se autoproclama soberana absoluta condenando a muerte a lo hebreos.
Cautivos y encadenados, los hebreos evocan con nostalgia a la patria perdida, es el momento del famoso coro “Va Pensiero”. Zaccaría se acerca y trata de consolarlos, diciéndoles que el fin de Babilonia ya se acerca.
Fenena se ha convertido al judaísmo y es conducida al cadalso. Nabucco intenta salir en su ayuda, el rey ordena destruir el templo del ídolo asirio y decreta la libertad inmediata para los hebreos, Abigail se presenta arrepentida de sus malas acciones, se ha envenenado y viene a suplicar perdón, cae desplomada sin vida, mientras Zaccaría corona a Nabucco como rey de los judíos.

Os dejo el vídeo de la representación subtitulada en castellano, gentileza de La Voz por Excelencia

Es cierto que la influencia de Rossini, sobre todo su Mosé francés, se nota claramente en la partitura del joven Verdi, no obstante aunque la orquesta tenga todavía ese papel secundario y sigue las tradiciones del teatro italiano en el uso de determinados instrumentos asociados a escenas de tradición, como el arpa con las vírgenes judías o los metales en presencia de la realeza, existe una página donde Verdi demuestra su maestría y originalidad, la oración de Zaccaria del segundo acto “Vieni o levita”, logrando el color preciso de una atmósfera espiritual e íntima con seis violonchelos divididos con voz propia, aquí ya se aprecia lo que será la genialidad dramática verdiana, con grandísima simplicidad y economía logra una inmensa eficacia teatral.

Otro aspecto importante es el uso del coro como un verdadero personaje individual, musicalmente muy trabajado y con bastante dificultad técnica, si se persiguen todas las intenciones que escribió Verdi, con innumerables salidas y movimientos en escena se convierte en una parte vital para exprimir toda la fuerza y dinamismo de la ópera.

María Callas en Nabucco como Abigaille en Napoles 1949

María Callas en Nabucco como Abigaille en Napoles 1949

Sobre los protagonistas, hay que señalar que en la época se escribía pensando en el intérprete que iba a estrenar el papel, así pues la protagonista vocal es sin duda Abigaille, escrita para Giuseppina Strepponi, futura mujer del maestro. Abigaille necesita una voz de soprano grande, incisiva en los agudos y con capacidad para las agilidades pero también calidez y transmisión de sentimiento necesarias para conmover en el final de la ópera. Es el único personaje de la ópera psicológicamente complejo, con cambios en la expresión y carácter que la convierten en más real, en más humana. Se podría decir que es el primer gran personaje de Verdi.

El segundo protagonista por dificultad vocal es sin duda el bajo Zaccaria, escrito para uno de los mejores en la época, Prosper Dérivis, Verdi le concede una partitura mucho más amplia y exigente de lo habitual para esta vocalidad en aquel tiempo. Casi siempre acompañado del coro requiere una voz grande, para “pasar” a menudo esa masa coral y de nobleza solemne que tendrá que demostrar en sus hermosas arias.

El personaje que da título a la ópera, Nabucco, es un barítono puramente verdiano, escrito para el gran Giorgio Ronconi, donde prevalece su expresividad y su habilidad interpretativa a una verdadera dificultad vocal.

Los otros dos papeles protagonistas, Fenena, mezzosoprano e Ismaele, tenor, están a una altura vocal mucho menor, sin duda Ismaele es el tenor verdiano con menos protagonismo de todo su teatro, sin ni siquiera un aria para lucirse.

Así pues Nabucco no revela sólo el alma patriótica de Verdi, sino las almas, tan humanas, de sus personajes que le conducirán a la “popularidad” aunque, por encima de todo, nos muestra su genial sentido escénico.

 
Os dejo el libreto traducido, clic aquí.

Si queréis ver la partitura completa para canto y piano haced clic aquí.

 

Verdi Nabucco iopera

 

Comments 3

  1. Esperanza Allende

    Agradecer el poder escuchar/ ver esta ópera, hasta que en directo pueda disfrutar de la misma. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *