Elisabeth Schwarzkopf

Elisabeth Schwarzkopf

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Elisabeth Schwarzkopf

Si pienso en el personaje de la Mariscala, de la ópera El caballero de la rosa de Richard Strauss o en el de la condesa de Las bodas de Fígaro, de Mozart, siempre me viene a la mente la gran soprano alemana Elisabeth Schwarzkopf.

“…probablemente la mejor cantante de Europa”.Herbert Von Karajan

soprano Elisabeth Schwarzkopf

Olga Maria Elisabeth Frederike Schwarzkopf nació el 9 de diciembre de 1915 en Jarocin, Poznan, entonces parte del imperio alemán, antigua Prusia y actual Polonia. Su padre era maestro de escuela, cuando Elisabeth tenía 13 años, se instalaron en Magdeburgo, Alemania, donde estudió piano y viola obteniendo una extraordinaria base musical. La familia se trasladó a Berlín en 1933, año en que Hitler llegó al poder, continuando sus estudios hasta entrar a formar parte de la Deutsche Oper de Berlín en 1938 cantando pequeños papeles en óperas y operetas.

Su oportunidad llegó con el difícil papel de coloratura de Zerbinetta en “Ariadne auf Naxos”, a finales de 1940. Gracias a esa actuación empezaría a perfeccionarse con Maria Ivogün quien le mostrará el verdadero camino a seguir con su voz en el repertorio de soprano lírica.

Después de la caída del nazismo, Elisabeth Schwarzkopf obtiene sus primeros triunfos como Mimí en La Bohème y Violetta en La Traviata en 1946 en Viena. Debuta en Londres en el Royal Opera House en diciembre de 1947 como Donna Elvira en Don Giovanni. En 1948 interpretó a una extraordinaria condesa Almaviva en el Festival de Salzburgo, bajo la dirección del gran Karajan, con quien estableció una estrecha relación de trabajo. En ese mismo año hizo su debut en La Scala. Su carrera ya será imparable.

lisabeth Schwarzkopf Der Rosenkavalier

lisabeth Schwarzkopf Der Rosenkavalier

En 1946 conoce al británico Walter Legge, legendario productor discográfico de la EMI, que orientaría su carrera también hacia el Lied con quien se casará en 1953, adquiriendo la nacionalidad británica. Gracias a esta unión disponemos de una discografía enorme de la soprano prusiana. Muchas de sus grabaciones de EMI se convertirán en clásicos casi inmediatamente como el álbum de canciones de Mozart con el pianista Walter Gieseking y los Lieder de Schubert con el pianista Edwin Fischer, ambos grabados en 1952, El caballero de la rosa de 1957 , dirigido por Karajan o su extraordinaria grabación de Capriccio en 1959.

Los grandes directores de los 50, Herbert von Karajan, Wilhelm Furtwängler, Otto Klemperer, Vittorio de Sabata o Arturo Toscanini disfrutaban trabajando con la soprano en los grandes teatros de ópera de Berlín, Viena, Londres, París o Milán. Sin duda, había alcanzado la gloria desde el trabajo y la inteligencia.

En la década de los 60, Schwarzkopf se concentra principalmente en algunos papeles: Donna Elvira de Don Giovanni, la Condesa de Las bodas de Fígaro, Fiordiligi de Cosi fan tutte, Condesa Madeleine en Capriccio y por supuesto su inolvidable ‘Mariscala’ del Caballero de la Rosa.

Aquí os dejo precisamente el vídeo, gentileza de Herur22.

Marchallin Elisabeth Schwarzkopf
Octavian Sena Jurinac
Sophie Anneliese Rothenberger
Baron Ochs Otto Edelmann

Director Herbert von Karajan

Probablemente debido a su imperturbable autocrítica poco a poco fue desacelerando su carrera, el 19 de marzo de 1979 junto al pianista Geoffrey Parsons, la Schwarzkopf ofreció en Zurich su recital de despedida oficial.

Dedicada posteriormente a dar clases magistrales por todo el mundo, falleció el jueves 3 de agosto de 2006 en su casa de Schruns, Austria, a los 90 años. Con la muerte de Elisabeth Schwarzkopf murieron también un poco Mozart, Richard Strauss o Wolf.

Os dejo este interesante documental subtitulado en castellano donde la propia soprano hace un recorrido por su carrera musical, gentileza de Salvador Govea

Brillante tanto en su faceta operística como la liderística, la soprano tenía una atención al detalle exquisita y muy rigurosa, en sus interpretaciones se observa su gran dominio técnico, buen gusto y esa elegante aristocracia prusiana que la hacían inconfundible junto con sus casi susurrados que consiguen un efecto dramático impresionante, un canto que aún hoy no han sido superado.
Fiordiligi, la Mariscala, la Condesa Madeleine, Doña Elvira, la Condesa Almaviva y lieder como las Cuatro últimas canciones de Strauss, Wolf, Schubert, Schumann, resultan en la voz de Elisabeth Schwarzkopf simplemente inolvidables.

Os dejo con mi favorita, la condesa de Las bodas de Fígaro de Mozart, en el aria Porgi amor que abre el segundo acto.

Comments 2

  1. Luis Fernando Padrón-Briones

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Gracias iOpera por este magnifico homenaje a una de las voces más bella y aristocrática del siglo XX, la inconmensurable Elisabeth Schwarzkopf!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *