Mon coeur Samson et dalila Saint saens rubens

Dalila Mon Coeur

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Si buscáramos una definición  musical del arte de la seducción sería sin duda Mon Coeur s’ouvre á ta voix  del Samson et Dalila del genio Camille Saint-Saëns, y es que con esta música el pobre Sansón nunca tendrá ni media oportunidad de salir indemne, sería muy difícil encontrar en la ópera una pieza más sensual, erótica y hasta libidinosa.

 

La historia bíblica es conocida por todos, Sansón, héroe hebreo, que esconde en su melena el secreto de su hercúlea fuerza, cae en las manos de la filistea Dalila, quien le engaña cortando sus cabellos.

El compositor romántico francés, Camille Saint-Saëns, convierte esa historia en una gran ópera. Samson et Dalila es la única de sus óperas que se sigue representando frecuentemente y en parte es gracias a esta maravillosa escritura del segundo acto.

¿Y quién no se dejaría cortar el pelo?

Hedy Lamarr como Dalila en la película de Cecil B. DeMille de 1949

Hedy Lamarr como Dalila en la película de Cecil B. DeMille de 1949

El Sumo Sacerdote filisteo pide a la hermosa Dalila que averigüe el secreto de la fuerza sobrehumana de Sansón.

Dalila proclama su odio y su desprecio hacia el líder hebreo, así como el deseo de destruirle.
Mientras tanto Sansón, dubitativo, está en la entrada de la casa de Dalila, cede a sus encantos pero no le confiesa el secreto de su fuerza, se desata un temporal, ella le suplica llorando, amenazando en vano, al final entra en sus aposentos y Sansón la sigue, arrastrado hacia ella por una irresistible fuerza.

Sus pensamientos siguen centrados en la libertad de su pueblo, pero Dalila le habla del amor y de la pasión que siente por él, es el momento de  “Mon coeur s’ouvre a ta voix” (Mi corazón se abre ante tu voz).

DALILA

DALILA

Mon cœur s’ouvre à ta voix
comme s’ouvre les fleurs
Aux baisers de l’aurore!
Mais, ô mon bien-aimé,
pour mieux sécher mes pleurs,
Que ta voix parle encore!
Dis-moi qu’à Dalila
tu reviens pour jamais!
Redis à ma tendresse
Les serments d’autrefois,
ces serments que j’aimais!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi, verse-moi l’ivresse

¡Mi corazón se abre a tu voz
como se abren las flores
a los besos de la aurora!
¡Mas, ¡oh! mi bien amado,
para secar mis lágrimas,
deja que tu voz suene otra vez!
¡Dime que a Dalila
tú regresas para siempre!
¡Recuerda a mi ternura
las promesas de otro tiempo,
los juramentos que tanto amo!
¡Ah! ¡Responde a mi ternura!
¡Vierte sobre mí tu amor!

SAMSON

SANSÓN

Dalila! Dalila! Je t’aime!

¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!

DALILA

DALILA

Ainsi qu’on voit des blés
les épis onduler
Sous la brise légère,
Ainsi frémit mon cœur,
prêt à se consoler
À ta voix qui m’est chère!
La flèche est moins rapide
à porter le trépas,
Que ne l’est ton amante
à voler dans tes bras!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi l’ivresse!

Del mismo modo que
las espigas de trigo
se ondulan
bajo la brisa ligera,
¡así vibra mi corazón,
consolado por tu amada voz!
La flecha es menos rápida
para llevar la muerte,
¡que tu amada
para llegar a tus brazos!
¡Ah! ¡Responde a mi ternura!
¡Vierte sobre mí tu amor!

SAMSON

SANSÓN

Par mes baisers
je veux sécher tes larmes
Et de ton cœur éloigner les alarmes.
Dalila! Dalila! Je t’aime!

Con mis besos
quiero secar tus lágrimas,
y de tu corazón desterrar los temores,
¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!

 

Las largas escalas cromáticas, que definen esa sensualidad erótica como si de una sinuosa serpiente se tratara, el corazón palpitante de Sansón a través del golpeo de las cuerdas y los arpegios del arpa hasta que el sonido del clarinete nos indica una total rendición de nuestro héroe, quien sólo puede interrumpir la melodía con un creciente y resignado  Je t’aime (te quiero) pobrecillo, nada que hacer.

 

Como intérprete destacada podría haber elegido a Shirley Verrett o a Rita Gorr, incluso a la más actual Elina Garanča pero me quedo con una jovencísima Olga Borodina, de timbre ideal para Dalila, exuberante y lleno de un color oscuro aterciopelado, se podría poner alguna objeción en su francés, pero convence y mucho su sensualidad vocal. Espero grandes cosas de la Borodina. A su lado un buen Plácido Domingo, hay que recordar que es un duetto, no un aria, cuando se interpreta en concierto Dalila canta el agudo final.

Aquí os dejo el vídeo desde el Metropolitan Opera House en 1998 dirigido por James Levine. Gentileza de plaminga.

Dalila es probablemente, después de Carmen, el personaje más completo y más fascinante que ha dado la ópera francesa que gusta de confiar sus papeles protagonistas a la voz de mezzosoprano como Carmen, Charlotte, Saffo, Mignon o, la propia Dalila, elegidas para melodías suaves, sinuosas más propias para registros graves por sus posibilidades expresivas de lirismo sensual del cual Mon Coeur s’ouvre á ta voix es el paradigma.

Clic aquí para ver la partitura.

 

 

Compras recomendadas:
 
Mi primera recomendación es el DVD del extracto que os he puesto con un excelente Domingo, siempre le ha quedado bien el Sansón, y la joven Borodina.
Como CD aconsejo el de Christa Ludwig, una gran Dalila y James King dando excelente réplica como Sansón dirigidos por un buen Giuseppe Patanè.
Una gran cantante casi olvidada la mexicana Oralia Domínguez canta una potente Dalila al lado del fabuloso Jon Vickers.
La última opción es la de la americana Rise Stevens con un siempre exuberante Mario del Monaco.
 

Comments 3

  1. ricardo

    Me gustó la traducción de “mon coeur..”, que aprovecha bien , creo, las similitudes entre francés y castellano, (a diferencia de otras que he visto).Gracias.

  2. Nicolás

    Fantastica y completa crítica del dúo con la que coincido plenamente en cada una de sus observaciones (sobre todo en lo de “pobrecillo”). Gracias por incluir la partitura además de la letra y traducción. Una pena que no le pueda dar un voto de aprobación o algo parecido. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *