Orfeo de Monteverdi en Berlín

Orfeo de Monteverdi en Berlín

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Orfeo de Monteverdi en Berlín

La favola d’Orfeo, La fábula de Orfeo, de Claudio Monteverdi con libreto de Alessandro Striggio el Joven, basado en la Metamorfosis de Ovidio y en las Geórgicas de Virgilio. Se estrenó en los carnavales en Mantua en febrero de 1607 en el Palazzo Ducale en la Accademia degli Invaghiti,

Siempre he sostenido que La favola d’Orfeo de Claudo Monteverdi es realmente la primera ópera, aunque hubo otros intentos anteriores, L’Orfeo inicia realmente un género que pone drama, o sea sentimientos, en música o como decía Wagner es la propia música la que los crea, lo que escuchamos lo vemos y lo sentimos, inseparablemente.

Orfeo de Monteverdi en Berlín version

Aunque creo que pasados más de cuatro siglos, el Orfeo de Monteverdi no necesita ninguna renovación profunda, la Komische Oper Berlin, Ópera Cómica de Berlín, nos presenta esta nueva y a veces sorprendente instrumentación, no siempre para bien, estrenada en 2012 de la compositora uzbeko-australiana Elena Kats-Chernin con la “colorida” puesta en escena del director Barrie Kosky.

Toda una fiesta hippie, desinhibida y muy alegre, con final alternativo… si sois puristas os desaconsejo absolutamente la visión.

Dominik Köninger Orpheus
Julia Novikova Eurydice
Peter Renz Amor
Theresa Kronthaler Sylvia, Proserpina
Alexey Antonov Pluto
Stefan Sevenich Charon
Frank Soehnle Marionetas de Orpheus and Eurydice

Director André de Ridder

Coro y Orquesta de la Komischen Oper Berlin
Maestro del coro David Cavelius

Texto traducido al alemán por Susanne Felicitas Wolf

Director de escena Barrie Kosky

Vestuario Katharina Tasch
Decorado Katrin Lea Tag
Coreografía Otto Pichler
Dramaturgia Ulrich Lenz
Luces Alexander Koppelmann

Desde la Ópera Cómica de Berlín, vídeo de La favola d’Orfeo de Claudio Monteverdi, con la versión de Elena Kats-Chernin y la puesta en escena de Barrie Kosky, disponible hasta el 30 de de junio de 2017, gentileza de Komischen Oper Berlin y OperaPlatform.

Comments 2

  1. pedro a. cantero

    Enzarzado en la lectura de A cuerpo gentil, de Alejandro Simón Partal, libro de acertada escritura que alumbra derroteros insospechados, tanta es la erudición y la magia de su verbo, sentí que debía deshacerme de mantos arcaicos desprovistos de savia e, insatisfecho por las innumerables versiones líricas que se han hecho de La fábula de Orfeo de Monteverdi, entendí que, idioma a parte, ninguna reunía la fuerza colorida y trágica que encierra la versión de la ópera cómica de Berlín, estrenada en 2012. Me trae a la memoria aquel amigo amado que encarnó a Orfeo en su dicha y en la fatal desgracia que le condujera a la cárcava. Él amó sin límites y su risa fue la más musical de cuantas conocí. De ahí que me sea tan querida. Dionisiaca y fatal, la obra primigenia, compuesta para el carnaval de Mantua en febrero de 1607, basada en la Metamorfosis de Ovidio y en las Geórgicas de Virgilio, la siento resucitar en esta, transcrita por la compositora Elena Kats-Chernin, desinhibida y burlesca, sin por ello restar sentimiento al drama gracias a la dirección escénica de Barrie Kosky. Fastuoso juego órfico en el que también son notables las interpretaciones de Dominik Köninger en el papel de Orfeo y la del marionetista Frank Soehnle, como lo es el vídeo ofrecido por Komischen Oper Berlin y The Opera Platform. Lástima no poder disfrutar del texto en italiano antiguo de Alessandro Striggio, caro precio por devolvernos rediviva “la favola”. A pesar de esto, os lo aseguro, ¡merece la pena dejarse llevar por su onda! A cuantos prisioneros del viejo esquema os acerquéis a ella, conviene seguir la súplica de Aurora Luque: «Ojalá que los dioses/ me abandonaran. Todos./ Despertarme, de pronto/ desprovista de mapas,/ limpia de certidumbres/ añosas, despojada/ de falacias y fábulas,/ desnuda de pronombres/ y atuendos de palabras/ –sobre todo./ Ojalá/ que los dioses, corteses, /todos me abandonaran» . En cuanto a los más puristas… ¡mejor, abstenerse!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *