Palais Garnier Opera de Paris

Ópera de París

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Ningún otro teatro podría haber inspirado una obra como El Fantasma de la Ópera, la novela de Gastón Leroux que es famosa en nuestros días por el musical de Andrew Lloyd Weber,y es que este impresionante edificio situado en el centro de París sigue siendo admirado ya sea por su fachada colosal como por su interior excesivo y ostentoso  allá donde se mire.

Durante el ochocientos, los teatros sustituyen a las catedrales medievales o a los palacios barrocos como los monumentos públicos por excelencia, el orgullo de las ciudades. En la nueva sociedad burguesa eran el principal lugar de encuentro donde los ciudadanos más representativos exhibían sus trajes de gala en los salones durante los entreactos, en los vestíbulos, en las escaleras o asomados en los palcos. Los teatros de París, como capital de la cultura en aquel Segundo Imperio, ofrecían espectáculos diarios para más de 20.000 espectadores. Y el más pomposo y caro era la ópera, La Grand Opèra francesa, que aumentaba sus orquestas, redoblaba los ballets, reunía en el escenario cientos de actores, requería puestas en escena espectaculares, caballos, enormes decorados y multitud de comparsas.

La construcción del teatro, que se adjudica en 1861 a Charles Garnier,  la ordena Napoleón III dentro de una remodelación urbanística de París bajo la supervisión del barón Georges-Eugène Haussmann que incluye un trazado de nuevas avenidas en el centro, los conocidos boulevard, rectilíneos y de gran amplitud, incorpora un nuevo alcantarillado, la iluminación a través de gas y el mercado central de Les Halles. Una de esas avenidas será la de la Opera, que comunica directamente con el Palacio del Louvre, consiguiendo una mayor perspectiva que ensalza la impresionante fachada del nuevo teatro que se terminará en 1874.

Arquitectónicamente la Ópera de Paris está dentro del Eclecticismo que en su versión francesa será un Neoclasicismo barroco o Neobarroco, en contraste con el Neogótico inglés, como el Parlamento londinense o el Neorrenacentista vienés, como su Staatsoper.

La sala es de estilo italiano, en herradura, consta de unos 2000 asientos, en ella destaca el techo pintado por Marc Chagall en 1964, realmente espectacular.

Actualmente la temporada nacional de la Ópera de París se divide con el Teatro de la Bastilla de más reciente construcción, clic aquí para ver la página oficial.

Vídeo desde un dron:

 

Comments 2

  1. Norma Lopez de Zordan

    Deseo ganarme la oportunidad de visitar Europa, soy Argentina, aqui las cosas no andan muy bien, pero dicen que querer es poder, a desearlo mucho !!!!! Gracias por tanta belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *