La novena de Beethoven desde Berlín por Barenboim

La novena de Beethoven desde Berlín por Barenboim

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

La novena de Beethoven desde Berlín por Barenboim

La Sinfonía n.º 9 en re menor, op. 125, es la última sinfonía de Ludwig van Beethoven y la más conocida, con letra basada en An die Freude, poema de Friedrich Schiller, traducido como A la alegría, (os dejo la letra traducida debajo del vídeo) y transformado como «Himno a la alegría» en ese cuarto movimiento, desde 1985 himno de Europa.
Su estreno tuvo lugar el 7 de mayo de 1824 en Viena.

La novena de Beethoven desde Berlín por Barenboim

Detalle del Friso de Beethoven de Gustav Klimt., actualmente en el Pabellón de la Secesión de Viena.

En 2010, la ópera estatal berlinesa cerró sus puertas para obras de renovación. Con motivo de su 275 aniversario, la prestigiosa institución de Berlín se reabre al público para el mayor placer de los amantes de la música.

Un concierto excepcional para celebrar la reapertura de la Ópera Unter den Linden en Berlín. La Staatskapelle y el Staatsopernchor de Berlin, bajo la dirección de Daniel Barenboim, interpreta la “Novena Sinfonía” de Beethoven.

Grabado el 30 de septiembre en la Bebelplatz frente a la ópera, se ofreció este concierto gratuito, titulado “Staatsoper für Alle”.

Dirección musical Daniel Barenboim

Diana Damrau soprano
Okka von der Damerau mezzo-soprano
Burkhard Fritz tenor
René Pape bajo

Staatsopernchor
Staatskapelle Berlin
Maestro del Coro Martin Wright

Desde la Bebelplatz de Berlín, vídeo del concierto de la Novena sinfonía de Beethoven, bajo la dirección de Daniel Barenboim, con Diana Damrau, Okka von der Damerau, Burkhard Fritz y René Pape, gentileza de arte

An die Freude

O Freunde, nicht diese Töne!
Sondern laßt uns angenehmere anstimmen,
und freudenvollere.
Freude! Freude!

Freude, schöner Götterfunken
Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder,
Wo dein sanfter Flügel weilt.

Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein;
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer’s nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!

Freude trinken alle Wesen
An den Brüsten der Natur;
Alle Guten, alle Bösen
Folgen ihrer Rosenspur.
Küße gab sie uns und Reben,
Einen Freund, geprüft im Tod;
Wollust ward dem Wurm gegeben,
Und der Cherub steht vor Gott.
Vor Gott!

Froh, wie seine Sonnen fliegen
Durch des Himmels prächt’gen Plan,
Laufet, Brüder, eure Bahn,
Freudig, wie ein Held zum Siegen.

Seid umschlungen, Millionen!
Diesen Kuß der ganzen Welt!
Brüder, über’m Sternenzelt
Muss ein lieber Vater wohnen.
Ihr stürzt nieder, Millionen?
Ahnest du den Schöpfer, Welt?
Such’ ihn über’m Sternenzelt!
Über Sternen muss er wohnen.

¡Oh amigos, no en esos tonos!
entonemos otros más agradables
y llenos de alegría
¡Alegría! Alegría!

Alegría, bella chispa divina,
Hija del Elíseo,
penetramos ardientes de embriaguez,
¡Oh celeste! en tu santuario
Tus encantos atan los lazos
que la rígida moda rompiera;
Y todos los hombres serán hermanos,
bajo tus alas bienhechoras.

Quien logró el golpe de suerte
De ser el amigo de un amigo;
Quien ha conquistado una noble mujer,
¡Que una su júbilo al nuestro!
¡Sí, que venga aquel que en la tierra
pueda llamar suya siquiera un alma!
Y quien jamás lo ha podido,
¡Que se aparte llorando de nuestro grupo!

Se derrama la Alegría para todos los seres
por todos los senos de la Naturaleza;
Todos los buenos, todos los malos,
Siguen su camino de rosas.
Ella nos dio los besos y la vid,
Y un amigo, probado hasta en la muerte;
Al gusanillo fue dada la voluptuosidad,
Y el querubín está ante Dios.
¡Ante Dios!

Alegres, como vuelan sus soles
A través de la espléndida bóveda celeste,
Corred, hermanos, seguid vuestra ruta,
Alegres, como el héroe hacia la victoria.

¡Abrazaos, millones de seres!
¡Este beso para el mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
Habita un padre amante.
¿Os prosternáis, millones de seres?
Mundo, ¿presientes al Creador?
¡Búscalo por encima de las estrellas!
¡Allí debe estar su morada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *